Gato de Arabia

El gato salvaje africano, gato de Gordon, Gato de Arabia​ o gato del desierto (Felis silvestris gordoni / Felis silvestris lybica).

Es una subespecie del gato montés (F. silvestris). Se cree que fue el primer gato domesticado, y que fueron los antiguos egipcios o alguna civilización relacionada quienes lo domesticaron, hace al menos 4000 años.
Presenta un color entre arenoso y amarillo grisáceo, con rayas negras en lo alto de la cola. Su pelo es más corto que el del gato montés europeo (Felis silvestris silvestris). Además, el gato salvaje africano es más pequeño: su cuerpo mide de 45 a 75 cm de largo, y su cola entre 20 y 38 cm; y pesa de 3 a 6,5 kg.
No hay consenso en cuanto a las distintas razas o subespecies que existen: para algunos biólogos serían solo variantes regionales, mientras que otros sí hablan de razas o subespecies. Según el estudio del ADN mitocondrial de 979 gatos domésticos y gatos salvajes europeos, asiáticos y africanos, se sabe que el gato salvaje africano se separó del gato montés europeo (Felis silvestris silvestris) hace unos 173 000 años, y del gato salvaje asiático (Felis silvestris ornata) y del gato salvaje del África austral (Felis silvestris cafra) hace unos 131 000 años. Hace unos 10 000 años se domesticaron algunos ejemplares de gato salvaje africano en Oriente Medio. Los gatos domésticos modernos derivan como mínimo de 5 “Evas mitocondriales”. Ninguna de las otras subespecies de Felis silvestris han contribuido a la raza doméstica, mientras que muchas de ellas han sido inundadas por el mestizaje con gatos salvajes.

Actualmente, la única organización que se sabe que tiene un programa destinado específicamente a la conservación de gatos salvajes africanos y a la reducción de la contaminación genética de gatos domésticos es Alley Cat Rescue.

Fauna africana