Construirán un corredor biológico desde México hasta Argentina para salvar al jaguar

Jaguar

El felino más grande del continente americano, y que desgraciadamente se encuentra en peligro de extinción, podrá ser salvado de ésta gracias a un proyecto de crear un Corredor Biológico Latinoamericano, para conectar los bosques desde México hasta Argentina.

El Corredor estará integrado una red de sitios que se comprometerán a respetar el paso de este felino: por ejemplo un rancho de ganado, una plantación de cítricos, el patio trasero de alguien, es decir, un espacio por donde los jaguares puedan pasar a través de forma segura y sin daños.

Este Corredor Biológico es impulsado por una ONG llamada Panthera, que se dedica a proteger a las 37 especies de felinos salvajes del mundo y a sus ecosistemas, y que esta semana firmó con el Gobierno de Costa Rica un convenio para que el Corredor Biológico pueda atravesar ese país; además de que ya han logrado firmarlo con Colombia y Honduras, y pronto esperan concretarlo con Nicaragua, Panamá y Belice, para acercarse al objetivo final, que es conectar los bosques de los 18 países latinoamericanos donde habita el jaguar

Así, las poblaciones de este felino entrarán en contacto entre sí , lo que ayudaría al intercambio genético en la especie, y esto a su vez generaría mejor salud y mayores índices de supervivencia.

La iniciativa surgió porque este majestuoso felino ha perdido más del 50% de su territorio original, pues en todos estos países la cantidad de bosque tristemente ha disminuido debido a la deforestación constante. Aparte de ésta, otra de las principales causas de la desaparición del jaguar es la cacería, no sólo de esta especie sino de las presas con las que se alimenta: mamíferos como el venado o el cerdo salvaje.

Según informes de esta ONG, en los México y en Guatemala, apoyan a científicos locales, y en el resto de Centroamérica, tienen dos programas activos para conservar a esta especie. La única excepción es El Salvador, país donde según sus registros el jaguar se ha extinguido por completo.

Además, el Corredor Biológico Latinoamericano incluirá programas específicos de educación a los ganaderos y agricultores para que sepan cómo actuar en caso de que un jaguar o un puma ataque a sus animales o cultivos, pues como bien sabemos, no es que los animales ‘invadan’ nuestros territorios, sino que los humanos somos los que con frecuencia invadimos sus hábitats naturales.